Correa plantea alternativas para reducir prisiones por alimentos

El presidente Rafael Correa anunció que se estudian alternativas para reducir el número de personas detenidas por faltar a su obligación de pagar alimentos a sus hijos. Dijo que a noviembre de 2015 se registraron 182.640 juicios por pagos de alimentos y que al día de hoy existen  821 personas en prisión por alimentos.

“¿Qué estamos buscando: justicia o venganza? Meter preso al tipo que de buena o mala fe no pudo pagar alimentos a sus hijos. Si ya no encontró empleo, ya no lo va a encontrar nunca”, ha argumentado.

Correa dijo que en meses anteriores se envió a la Asamblea Nacional una propuesta para que las personas que tienen prisión por alimentos puedan dormir en prisión, pero durante el día puedan salir a buscar un empleo para mantener a sus hijos. Sin embargo esa intención fue rechazada en la Asamblea por la Mesa de Justicia.

“No lo entiendo. No me enteré. Algo de liderazgo político tengo y hubiera podido sacar adelante esa iniciativa. No lo entiendo. ¿Qué buscamos? Meter a la cárcel a una persona por venganza o solucionar un problema?”, dijo Correa, quien mencionó otras dos alternativas.

La primera sería que las personas que están pagando prisión por alimentos usen brazaletes de monitoreo para que puedan buscar empleo sin dejar de ser vigilados por las autoridades.

El presidente anunció que esa es una alternativa, permitida por el Código Integral Penal: la de  utilizar brazaletes para permitir salir de prisión a personas condenadas pero de baja peligrosidad. “Así esa persona deja de ser una carga para el Estado, y se le permite que salga de la cárcel y pueda trabajar y alimentar a sus hijos”, dijo.

Una segunda opción es que el Estado asuma el pago de las pensiones alimenticias y que el condenado por alimentos trabaje temporalmente para el Estado en empleos de baja remuneración. Este medida se la implementaría hasta que el involucrado pueda conseguir un trabajo estable.

Nuestro Socio, Ab. Paul Flandoli Vélez, opina que “hay muchos puntos para analizar respecto a las alternativas mencionadas por nuestro Presidente. Resulta importante cuestionarnos ¿Tiene acaso el Estado el poder para violentar derechos laborales constitucionales y obligar a personas a trabajar en empleos de baja remuneración? Entendemos por baja remuneración un sueldo inferior al sueldo básico establecido. Además sostiene que la prisión por alimentos tiene una larga vigencia en la normativa nacional; y sin duda, ha sido un poderoso elemento para coercionar a los padres a cumplir con sus hijos. La pregunta sería: ¿Qué pasaría si ese elemento de coerción ya no existiese? ¿Tendremos muchos más niños desamparados? El debate recién empieza; y es fundamental reflexionar sobre esos y muchos puntos más”.

Fuente: http://www.larepublica.ec/blog/politica/2016/01/09/correa-plantea-estado-pague-pensiones-reducir-prisiones-alimentos/

Fotografía: Claudio LLoret.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *